OSWALDO ROSES

  

Escritor, poeta, y ensayista nacido en 1965. Difunde actualmente su obra de pensamiento en los periódicos digitales La Otra Voz, Nuestra Bandera, Ojo Crítico, Crónica y Análisis, La Grilla, Política y Actualidad, VisiónMX, Criterios, Los Tiempos y Este Sur.

        Ha ganado los premios “Encina de la Cañada” (Madrid), “Ángel Martínez Baigorri” (Navarra),  y “Ciudad de Lucena” en lo que respecta a la poesía.

       Tiene una columna en las revistas digitales Red y Acción, La Bisagra, Triplov, Arte Literal, Destino-X, y en el suplemento El Rincón del Gato Literario del taller TALLEREANDO. Forma parte de la redacción de DOMIST y de los suplementos literarios Torre Tavira de Cádiz. Colabora con el proyecto "Gente con Talento" de Colombia y en Opinatio de la revista Casi Nada.

       En poesía y narración ha ganado algunos premios y ha colaborado en las revistas escritas Casa de Las Américas (Cuba), La Palabra y el Hombre (México), Signo (Bolivia) y Repertorio Americano (Costa Rica). En las revistas digitales LA Casa del Asterión, Letras Salvajes, Ecognosco, Zona Moebius, Brevespacio, Lexia y El Híbrido Literario.

       Ha sido incluido en Nueva Poesía Hispanoamericana, Ed. Lord Byron, Lima, 2004.

Oswaldo Roses es el seudónimo literario de José REPISO MOYANO.

 

Recientemente ha ganado el XIX Certamen de poesía “Villa de Monesterio” (2005), que convoca la Universidad Popular de esta localidad.

 


 

ELLA SIEMPRE ESTÁ LEJOS

 

 

 

Aunque no estés, al viento lanzo el sueño

porque lo lleve el mar hasta tu lado;

sólo quiero, ¡por dios corazonado!,

que nuestro amor ya salga de pequeño.

 

Me persigo la miel y la consigo

porque no dé contra el dolor que crece;

la aguantaré, pues, donde no fenece,

luego hechizándola a un sol de trigo.

 

Ay, ¿qué he de hacer yo, dí, por lo cercano

pronto por alcanzar lo más lejano?;

tú allí, mientras yo entre lo afligido

 

vivo luchando todo lo que puedo,

luchando contra la ira y contra el miedo,

ciego sonriendo a lo que está perdido.

 

 

 

 

 

 

AMOR E ILUSIÓN

 

 

Mañana podría ser

el día que yo te encuentre,

el fin ya con su clavel,

la vez de todas las veces.

 

Mañana, celo más celo,

el cariño frente a frente,

la iluminación del sol

cuando su sed ya no teme.

 

La vida como se nombra,

la espera como se quiere

reiniciándonos la música

visceral que nos mantiene.

 

Mañana, su porvenir

de agaves y de laureles,

gaviotas subiendo a nubes,

estrellas bajando a fuentes.

 

Donde el beso se acostumbra

como un himno a ser alegre,

como un pálpito de Dios,

como un salto por el siempre.

 

Mañana es aquella fórmula

que a las armas adormece;

y es aquel ensueño incluso:

es aquel desvelo a creces.

 

Mañana es una ilusión

porque las manos se acerquen,

¡es una cometa azul

y es una cometa verde!

 

Como tú: un ser mañana

se nos desata y amanece,

se nos desnuda adentro,

se nos desnuda al quererse.

 

Como tú: dulce raíz

desbocada, alba leche,

un rayo de luz, mirada,

todo, ¡ay!,  en el mismo vientre.