Un Instante

 

Todo se detuvo en un instante,

En la noche que tu silueta invadió mi visión,

Temblaron nerviosas mis manos,

Escuché entrecortado a mi corazón.

 

Toda la confusión en mi alma,

De pronto desapareció;

Al admirar tus ojos negros,

Al escuchar tu dulce voz.

 

Desde allí, pienso en ti día y noche,

No puedo callar a mi corazón,

Tengo que volver a verte

Tengo que sentir, la canción de tus cabellos,

Y la música de tus labios.

 

Tan solo sé tu nombre,

Que suena a poesía en mi mente,

Y quiero escuchar otra vez,

Mi nombre de tus labios,

que me nublan la razón.

 

Quiero tu calor,

Quiero tu sonrisa,

Quiero conocerte

Anhelo de mi vida.

 

Espero quererte,

Amarte, y completarte,

Pues realmente, basta un segundo,

Una mirada, una palabra, una sonrisa,

Para saber que en un instante…

Conociste a quien reinará en tu corazón.

 

Si pudiera, sería por siempre

El feliz iluso del poder de tus caricias,

El eterno admirador de tu mirada,

Y el feliz esclavo de tus besos

 

(c) La Casa del Poeta 2010