Hace tanto

 

Hace tanto que estoy muerto por el día,

Hace tanto que solo pienso en ti,

Hace tanto que solo vivo por las noches

Hace tanto que sueño tus ojos.

 

Hace tanto que no miro a otra,

Hace tanto que no hago otra cosa

Hace tanto que no como ni duermo

Hace tanto que no soy el mismo.

 

Hace tanto que solo miro tu cara

Hace tanto que solo digo tu nombre

Hace tanto que no siento nada

Hace tanto que quiero morir.

 

Hace tanto que miro tus ojos

Hace tanto que toco tus manos

Hace tanto que quiero tu boca

Hace tanto que quiero gritar “que te amo”

 

Jorge Ortiz Zurita (c) La Casa del Poeta 2005